Asegúrate de cumplir las normas de tráfico. Deja espacio para los peatones, conduce por el lado derecho de la calzada, haz señales con la mano como lo harías en una bicicleta y detente en los semáforos en rojo. Permanece atento y viaja de forma responsable. Evita los puntos ciegos y viaja siempre concentrado, prestando atención a tu entorno, al tráfico y a los peatones.